de actualidad
Neymar Jr. Neymar
 
Votacion: 
3 (1 voto)
Mundo 0

El fiscal general de Estados Unidos es acusado de racista en su primera intervención

Jeff Sessions promete frenar la peligrosa tendencia del aumento del crimen en Estados Unidos y decir "no" a Trump si se excede

El senador republicano por Alabama, Jeff Sessions, testifica durante su audiencia para aceptar su cargo como fiscal general. JIM LO SCALZO (EFE)

El senador republicano por Alabama, Jeff Sessions, testifica durante su audiencia para aceptar su cargo como fiscal general. JIM LO SCALZO (EFE)

El senador Jeff Sessions, nombrado por Donald Trump para ser su fiscal general, está decidido a hacer un papel de contrapeso en el futuro Gobierno de Estados Unidos y a decir "no" al futuro presidente "si se excede" en su poder.

En la primera de las audiencias para evaluar su designación como fiscal general en el Comité Judicial del Senado, Sessions se ha comprometido a cumplir y hacer cumplir la ley.

Senador por el estado de Alabama durante 20 años y conocido por sus duras posturas en inmigración, Sessions defenderá la independencia de la Fiscalía General de EE UU y considerará que cualquiera que desempeñe ese cargo debe estar "comprometido a seguir la ley" y ser fiel a la Constitución del país.

El fiscal "debe estar comprometido a seguir la ley. Él o ella deben estar dispuestos a decir 'no' al presidente si se excede", afirmó Sessions.

El fiscal general habría evitado referirse a los supuestos comentarios racistas que profirió hace 30 años, cuando era fiscal para el distrito sur de Alabama (1981-1993) y fue acusado de bromear sobre el Ku Klux Klan y de perseguir judicialmente a los defensores de los derechos civiles de los afroamericanos. Sin embargo, diversos manifestantes irrumpieron durante el acto, algunos vestidos como miembros del grupo xenófobo y racista, con sus características túnicas y capuchones.

Gritos de "No a Trump, no al Ku Klux Klan"

"Ningún senador ha luchado más contra las esperanzas y aspiraciones de latinos, inmigrantes y gente de color que Sessions", dijo a Efe el congresista demócrata por Illinois, Luis Gutiérrez, quien se unió a los activistas en el llamado a combatir la nominación.

"Es el tipo de persona que hará retroceder el progreso logrado en los últimos 50 años en los derechos civiles y las cortes, e incrementará la industria del encarcelamiento masivo en el país", aseguró.

Tal es la tensión que genera su nombramiento que su intervención de hoy fue interrumpida en varias ocasiones por manifestantes que gritaron: "¡No a Trump, no a un EE.UU. fascista, no al Ku Klux Klan".



Sessions mostró este martes nuevamente su oposición a la llegada de millones de inmigrantes indocumentados porque, a su juicio, contribuyen a disminuir los salarios de los estadounidenses y les hace más difícil encontrar un trabajo.

No obstante, en su declaración, Sessions tildó de "falsas" algunas de las acusaciones que se han lanzado contra él, como que persiguió apoyó al grupo racista Ku Klux Klan, del que dijo que lo "aborrece" por "lo que representa y su odiosa ideología".

Además, dijo que Daca, el programa del presidente Barack Obama que protege a unos 750.000 jóvenes de la deportación, es constitucionalmente "muy cuestionable", pero que su prioridad sería repatriar a aquellos que han cometido crímenes, pues el país "no es capaz" de "buscar y expulsar a todos los indocumentados".

En esta, su primera intervención, el senador quiso centrar su discurso en la "peligrosa tendencia" de aumento del crimen que ha vivido EE UU en los últimos años.

"Proteger a la población de este país de la delincuencia, y especialmente de la delincuencia violenta, es un llamamiento para los hombres y mujeres del Departamento de Justicia. Hoy me temo que eso se ha vuelto más importante que nunca", dice Sessions, quien durante años ha apostado por una política de mano dura contra el crimen.

Para mostrar el repunte de la criminalidad en EE UU, Sessions citó las últimas estadísticas del Buró Federal de Investigaciones (FBI) que muestran un incremento de los delitos del 4 % entre 2014 y 2015, periodo en el que los asesinatos subieron un 11 %, el mayor aumento desde 1971.

La inmigración abarata la mano de obra

Jeff Sessions consideró este martes que la llegada de millones de inmigrantes a EEUU hace disminuir los salarios de los estadounidenses debido a su mano de obra más barata.

"No creo que los estadounidenses quieran acabar con la inmigración, pero creo que afecta a los salarios", dijo Sessions ante el comité judicial del Senado, donde los legisladores evalúan su designación como titular de Justicia en el Gobierno de Trump.

"Creo que en demasiadas ocasiones el Congreso ha sido complaciente al apoyar legislación que haría feliz a los grandes negocios, pero que tendría un impacto en los salarios", dijo Sessions.

Comentarios

fotoLos comentarios enviados fuera del horario de moderación, serán aprobados al día siguiente.

Serán borrados los comentarios que contengan insultos y/o contenidos inadecuados. Para cualquier duda, consulta la guía de comentarios.