Votacion: 
No hay votos
Sucesos

Un detenido en Gandía por una agresión sexual y otros cinco por no socorrer a la víctima

La mujer era compañera de piso del supuesto agresor

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Gandia (Valencia) a un hombre acusado de agredir sexualmente a una compañera de piso e impedirle abandonar el mismo, mientras que han arrestado a otros cinco individuos que se encontraban en la casa y no impidieron los hechos.

Según ha informado la Policía Nacional en un comunicado, el primero de los detenidos está acusado de agresión sexual y detención ilegal, mientras que se imputa al resto un supuesto delito de omisión del deber de socorro, dado que "no hicieron nada" cuando la víctima pidió ayuda a gritos.

Los hechos sucedieron este sábado por la tarde, cuando agentes de patrulla por Gandia fueron alertados por la Sala del 091 para que se dirigiesen a un domicilio de la localidad donde, según la llamada telefónica de un vecino, una joven estaba retenida y le impedían salir. Los policías se dirigieron entonces al lugar especificado y, tras llamar varias veces a la puerta del domicilio, no obtuvieron respuesta alguna.

Poco después, una joven abrió la puerta "bastante nerviosa" y, al preguntarle si había tenido algún problema, "hizo un gesto negativo con la cabeza y, de manera nerviosa, comenzó a mirar hacia el interior del domicilio", por lo que los agentes se percataron de la presencia de varios hombres en el interior.

Al parecer, la joven había sido agredida sexualmente por uno de sus compañeros de piso, que le impidió marcharse de la casa, y el resto de compañeros del inmueble no habían atendido las peticiones de auxilio de la chica.

Los agentes identificaron a los seis sospechosos, de entre 29 y 52 años y de nacionalidad pakistaní, cubana y argelina, según el caso, y detuvieron finalmente a uno de ellos como presunto autor de un delito de agresión sexual y detención ilegal, y al resto como presuntos autores de un delito de omisión del deber de socorro. Los detenidos, sin antecedentes policiales, han pasado ya a disposición judicial.